Trump sabía del peligro que corría Pence

Trump sabía del peligro que corría Pence

La creciente evidencia sugiere que Trump sabía del peligro que corría Pence cuando lo atacó por carecer de “coraje” en medio del asedio al Capitolio

Las crecientes pruebas que están surgiendo mientras se desarrolla el juicio de destitución del expresidente Donald Trump en el Senado esta semana indican que Trump podría haber sido informado personalmente de que el vicepresidente Mike Pence estaba en peligro físico durante el asedio al Capitolio del 6 de enero, justo momentos antes de denigrarlo en Twitter.

La decisión de Trump de tuitear que a Pence le faltaba “coraje” -una misiva enviada poco después de que el vicepresidente hubiera sido sacado a toda prisa del pleno del Senado- subraya cómo retrasó la adopción de medidas para detener a sus partidarios mientras saqueaban el Capitolio.

Muchos de ellos tenían la intención de hacer daño a Pence, a quien Trump había señalado en un mitin al principio del día, afirmando falsamente que el vicepresidente tenía el poder de impedir que el Congreso formalizara la victoria de Joe Biden en el colegio electoral.

El tuit de Trump se produjo a las 14:24 horas de ese día, sólo 11 minutos después de que la cobertura televisiva en directo mostrara a Pence siendo expulsado del pleno del Senado porque los alborotadores entraban en el edificio un piso más abajo. El Senado entró entonces en receso de forma abrupta.
Trump estaba viendo la cobertura de las noticias de la sesión después de regresar de su mitin en la Elipse, según una persona familiarizada con los acontecimientos del día que, al igual que otros entrevistados para este informe, habló bajo la condición de anonimato para describir lo que estaba sucediendo entre bastidores.
La Casa Blanca solía ser informada inmediatamente por el servicio secreto de Pence sobre cualquier movimiento significativo que implicara al vicepresidente, según otra persona con conocimiento de los protocolos de seguridad.

Además, Trump se enteró directamente de los movimientos del vicepresidente por un senador del Partido Republicano. Poco después de que Pence fuera sacado a toda prisa del hemiciclo del Senado, el senador Tommy Tuberville (republicano de Alabama) habló con Trump por teléfono y le contó la precipitada salida de Pence, según dijo Tuberville a los periodistas el jueves.

“Le dije: ‘Señor presidente, acaban de sacar a nuestro vicepresidente, se están preparando para arrastrarme fuera de aquí. Tengo que irme'”, dijo Tuberville que le dijo a Trump durante la breve llamada.

Se desconoce la hora exacta de su conversación, pero Pence fue sacado de la sala por el Servicio Secreto a las 2:13 p.m. y los senadores habían evacuado completamente la cámara alrededor de las 2:30.

Un portavoz de Trump no respondió a una solicitud de comentarios.

Trump había pasado días antes del 6 de enero presionando pública y privadamente a Pence para que utilizara su papel ceremonial como presidente de la sesión conjunta del Congreso para anular los resultados de las elecciones. Pence había advertido a Trump que no creía que la Constitución le diera ese poder.

Ex funcionarios de la administración han dicho que Trump se enfureció a primera hora de ese día cuando Pence le informó en privado que había tomado una decisión final: No interferiría en el proceso.

Aun así, Trump atacó repetidamente a Pence en su discurso del mediodía ante miles de partidarios reunidos en la Elipse. Aunque Trump conocía los planes de Pence, hizo creer a la multitud que las acciones del vicepresidente seguían siendo una incógnita, lo que elevó el suspenso y la eventual conmoción entre sus partidarios ante la percepción de la traición de Pence cuando se abrió la sesión.

“Mike Pence, espero que te pongas de pie por el bien de nuestra Constitución y por el bien de nuestro país”, dijo Trump. “Y si no lo haces, voy a estar muy decepcionado contigo”.

Antes de que Trump terminara de hablar, Pence emitió un extenso comunicado en el que anunciaba públicamente que no rechazaría los votos de Biden en el colegio electoral.

Personas familiarizadas con las actividades de Trump dijeron que regresó a la Casa Blanca hirviendo de ira contra su vicepresidente. Uno de ellos dijo que Trump había considerado tuitear sobre su enfado a primera hora del día, pero que decidió esperar hasta que Pence hubiera abierto formalmente el proceso a la 1 de la tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *